lunes, 20 de octubre de 2008

Bye


Por Germán Tabares

"Hace tiempo que la selección no venía jugando bien y a lo mejor se necesitaba un cambio", afirmó Lionel Messi, sin buscar objetivos precisos, según buscó aclarar posteriormente, pero no por ello con falta de razón absoluta. Alfio Basile renunció como DT de la selección argentina luego de la inobjetable caída 1-0 ante el combinado chileno de Marcelo Bielsa, y culminó por cerrar su segundo ciclo al frente del representativo de la AFA con un registro de 4 triunfos, igual número de empates y 2 derrotas sobre 10 partidos disputados.

Al momento de su renuncia, Basile dejó a la Argentina con 16 puntos y en el tercer puesto de la Eliminatoria sudamericana para el Mundial de Sudáfrica 2010, a 7 unidades del indiscutible líder Paraguay –le bastó con ser regular- del DT argentino Gerardo Martino y una por debajo de la irregular Brasil de Dunga, quien también parece tener las horas contadas en su cargo, según la prensa local.

Basile fue incapaz de obtener la mejor versión de los integrantes que convocaba en las respectivas listas para afrontar cada una de las fechas de la Eliminatoria, al igual que en los amistosos de la selección, especialmente en la última parte de su pobre segundo período. Sin embargo, desde su entorno más íntimo se sugirió que el DT se sintió traicionado por el presidente de la AFA, Julio Grondona, y por los jugadores, especialmente los más jóvenes, quienes hasta llegaron a mofarse de Basile y sus cábalas, como al lanzarse talco en el vestuario emulando al “Coco” y a su ladero principal, Rubén “Panadero” Díaz.

Traición, carencia de códigos, falta de tiempo para entrenar que lo convertían en un “seleccionador” más que en DT”, desorganización del calendario internacional y ninguna disposición por parte de los clubes europeos para colaborar en pos de facilitar su ¿trabajo? eran los habituales y redundantes argumentos para intentar explicar las decepcionantes actuaciones del equipo, sin importar el resultado.

Pero lo cierto es que de los 21 posibles puntos de las últimas fechas en la Eliminatoria, Argentina sólo sumó SIETE, consecuencia del ajustado triunfo 2-1 como local ante Uruguay, los trabajosos empates 1-1 ante Ecuador (sexto con 12 puntos) y Paraguay en el Monumental, el elogiado 0-0 como visitante de Brasil, y la derrota 2-1 en casa de Colombia (séptimo, con 11) más la ya mencionada caída ante Chile.

Alfio Basile cerró su segundo ciclo al frente de la selección argentina luego de haber caído en la final de la Copa América, donde alcanzó la mejor versión de su equipo, luego de innumerables amistosos que dejaron más preocupaciones que satisfacciones y, por último, tras10 fechas de la Eliminatoria para Sudáfrica 2010.

Pese a haber dejado su cargo con un equipo sin identidad, considero positiva la decisión de Basile, quien con su decisión dio lugar a que su eventual reemplazante tenga tiempo para reencausar el camino de la Selección y se evite la reiteración de la angustiosa clasificación para el Mundial de Estados Unidos 94.

Quedó demostrado en ediciones anteriores de la Eliminatoria que Argentina tiene suficiente potencial como para asegurarse un boleto para un Mundial con suficiencia y anterioridad al término de la clasificación, claro que para ello se precisa trabajar para aprovechar las cualidades propias y, al mismo tiempo, sacar réditos de los defectos del rival, como demostró el histórico triunfo del Chile de Bielsa.

1 comentario:

Mariano dijo...

Es la hora de Bianchi y nos e discute mas, slds