lunes, 14 de julio de 2008

El polvo soñado


Por Eduardo Bolaños

Un momento único, anhelado y esperado. Que causa placer como ningún otro. Sin duda, el polvo soñado. Eso, precisamente fue para los tenistas argentinos la llegada, la semana pasada, de los torneos de polvo de ladrillo, donde volvieron a demostrar (en su gran mayoría), que es la superficie favorita , donde mejores resultados obtienen y con la que sueñan cuando arman el calendario.

Juan Martín del Potro se dio el gran gusto y confirmó, ganando su primer torneo, todo lo que siempre se habló sobre sus condiciones. Jugó un gran certamen en Stuttgart y en la final dio una muestra de madurez admirable, cuando no le tembló el pulso para cerrar el match ante Richard Gasquet, un talento como pocos en el circuito.

Desde este mismo espacio habíamos señalado como positiva la llegada de Franco Davín como entrenador de Del Potro, ya que le podía aportar las cosas que le estaban faltando. Ahora aprovecha mejor su envidiable altura y ha progresado mucho con el servicio, arma fundamental para poder “mandar” en los puntos, que es como el se siente más cómodo. Buen trabajo también de Eduardo Schwank, que va madurando junto con los buenos resultados (combinación perfecta). Alcanzó su primera semi final de ATP, donde cayó ante Del Potro, pero tuvo una sólida semana, atravesando dos momentos claves: haber perdido 6-0 el primer set ante Coria y remontar una desventaja de 1-3 en el tercero ante Hernych en cuartos de final, para imponerse por 6-3.

Para seguir creciendo. Agustín Calleri jugó un buen certamen, perdiendo recién en semifinales ante Gasquet, pero con una molestia en la muñeca. Ante el local Berrer en cuartos de final, se vio lo mejor del repertorio del cordobés: palos desde todos los ángulos, devoluciones a las líneas y ese bagaje de potencia y contundencia, tan gratamente habituales en el. Como para decirle a Mancini: acá estoy, teneme en cuenta que siempre puedo dar la sorpresa.

Párrafo aparte y breve para Guillermo Coria, ya que su caso merece un artículo especial. Resulta increíble verlo así, cometiendo 19 dobles faltas en un partido. Más bronca da, porque cuando puede pelotear con un rival, no está tan lejos del nivel. Parece en un callejón sin salida, pero sería una enorme injusticia que alguien que fue tan grande y tan bueno tenga que irse del tenis con esa imagen.

Cañas llegó hasta cuartos de final en Gstaad, donde sacó 5-4 en el tercero, pero se le escapó ante Wawrinka. ¿Qué tendrá este suizo para los argentinos? Para los nuestros, cuando lo tienen que enfrentar, es como si estuviera el “otro” suizo del otro lado de la red. Por momentos, se vieron buenas cosas del mejor Cañas. Ojalá las pueda mantener.

Los challengers también aportaron lo suyo para una excelente semana de polvo. Diego Hartfield fue finalista en Holanda, redondeando la mejor semana de 2008. Hace un año estaba metido entre los 70 y ahora está 80 puestos más atrás. Con humildad, ha iniciado el camino de regreso en este tipo de torneos.

La ciudad de San Benedetto vio una final entre argentinos, y una nueva consagración de Máximo González, en este caso ante Diego Junqueira. Dos verdaderos “laburantes” que se merecen estos resultados. Con esta actuación los dos llegaron a sus mejores posiciones en el ranking: “machi” quedó en la puerta del gran objetivo (está 101ª), mientras que el tandilense alcanzó el muy meritorio puesto 116ª. Felicitaciones para ambos.

Para el final, el título de Mariano Puerta en Colombia. Una larga y conocida historia la del cordobés, con idas y vueltas, con dos sanciones por doping. Se merecía este título, porque luego de haber sido 9 del mundo y estar parado un año y medio, volvió en silencio en junio de 2007. Los resultados fueron más lentos de lo que el esperaba, pero por el camino del trabajo y la dedicación, está nuevamente entre los 150ª del ranking. Al momento de escribir estas líneas, se inicia una nueva semana con muchos torneos en la superficie favorita de los argentinos. Entre ATP y Challengers, serán 23 compatriotas en seis certamenes diferentes a lo largo del planeta.

En Roland Garros, donde fue eliminado en segunda rueda ante Simone Bolelli, Del Potro había sido muy duro consigo mismo al decir: “Estoy acostumbrado a no cumplir con las expectativas”. Por suerte, fue sólo una frase. Tiene sólo 19 años y un enorme futuro en sus espaldas, esas que ya no tienen que llevar la mochila de ser el próximo “bueno” después de la generación de Coria y Nalbandián. Ya está Juan Martín, cumpliste de sobra con las expectativas. Ahora viene lo mejor, una segunda parte del año para sumar todo y, quien te dice, darte el gusto de una Davis en casa . . . Hasta la próxima

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Otra excelente nota de este periodista sobre tenis. Bueno el título y la manera de describir la actualidad. Coincido en lo de Coria. Muy bueno el programa!!
Saludos

Leo de San Isidro

Maxi dijo...

Al fin algo positivo en el tenis nacional, bien por este chico

saludos

El_Acertijo dijo...

se desvirgo del Potro! gran tenis!


abrazo de gol

www.tremendamentemotivados.com

Ruben

Post: LOS JUGADORES DE FUTBOL TAMBIEN SE EMBORRACHAN