miércoles, 27 de agosto de 2008

Sigue de fiesta


Adrián Pertoldi



Y volvió. Tras largos once años Atlético Madrid dirá presente en la próxima edición de la Copa de Campeones, gracias a la goleada por 4 a 0 en el día de hoy frente al Schalke 04 con una excelente actuación del delantero argentino Sergio Agüero, quien marcó un tanto y colaboró en los tres restantes. El cansancio del periplo por los Juegos Olímpicos no perjudicó de ningún modo la perfomance del atacante, que se transformó en una verdadera pesadilla para la defensa alemana que no supo controlarlo durante los noventa minutos.


La situación parecía ciertamente compleja. El partido de ida se lo había quedado el conjunto alemán por la mínima diferencia y el Atlético tenía que conseguir sí o sí la victoria para seguir con vida en esta fase preliminar del máximo certamen europeo. Sin embargo, todo se clarificó a los 19 minutos del primer tiempo cuando un centro brillantemente ejecutado por Perea cayó en la cabeza de Agüero y dejó sin respuestas a Schober. Restaban 70 minutos y el pleito se mantenía igualado.


No obstante, a pocos minutos del arranque del complemento, Diego Forlán demostró sus enormes cualidades y tras una excelente jugada que él mismo empezó definió cruzado y marcó el 2 a 0 parcial. Fiesta en el Vicente Calderón que palpitaba profundamente la vuelta a los grandes torneos en Europa tras una década aciaga. Todo permanecía igual. Agüero seguía haciendo de las suyas y luego de un disparo suyo que rebotó en el arquero, la pelota le quedó servida a Luis García que anotó el tercero. En el último minuto tras una habilitación magistral del Kun, al portugués Simao lo derribaron en el área y Maxi Rodríguez de penal sentenció la serie.


Atlético Madrid demostró su grandeza y estará en la Champions League. Un premio merecido hacia un equipo que no muestra un juego vistoso pero que es sostenido por la genialidad continua de Sergio Agüero y la potencia goleadora del uruguayo Diego Forlán. Argumentos válidos para soñar a lo grande. Y olé...

1 comentario:

Tomás dijo...

Que partido el del kun y lo estaba mirando el suegro